Importancia de la prevención de enfermedades vectoriales en los perros

Las enfermedades vectoriales son aquellas transmitidas a través de la picadura de un insecto o vector portador. Este vector, que puede ser una garrapata, una pulga o un mosquito, puede infectar al animal y además provocar reacciones alérgicas. El aumento de las temperaturas hace que estos vectores tengan periodos de actividad más largos y aparezcan en lugares donde hasta ahora no eran habituales. Muchas de las enfermedades que provocan son zoonosis; es decir, pueden transmitirse también al hombre; por lo que su control es importante también para nuestra salud. En los perros, las enfermedades vectoriales más comunes son la Leishmaniosis y filaria o gusano del corazón, en el caso de las picaduras de mosquito; la erlichiosis, rickettsiosis, babesiosis, anaplasmosis y borreliosis, en el caso de las picaduras de garrapatas y la micoplasmosis  y la dipilidiosis en el caso de las picaduras de pulga.

Principales enfermedades vectoriales transmitidas por mosquitos

Una de las enfermedades más graves que puede sufrir un perro es la leishmaniosis o enfermedad del mosquito. Esta zoonosis, es causada por un protozoo (Leishmania infantum) transmitido por un pequeño flebotomo. La enfermedad puede cursar con síntomas cutáneos o renales entre otros, pero en todos los casos hace que el animal esté inmunodeprimido y sea susceptible de sufrir graves infecciones secundarias. Otra enfermedad causada por mosquitos es la filariosis o “enfermedad del gusano del corazón”. Este “gusano” (Dirofilaria immitis) provoca síntomas muy poco específicos como tos, apatía, cansancio y pérdida de peso pero puede llegar a ser letal para las mascotas.

Infecciones ocasionadas por picaduras de pulgas

Una de las enfermedades vectoriales que aparece tanto en perro como en gatos a causa de la picadura de una pulga es la dipilidiosis, que puede ser transmitida también por piojos. Esta enfermedad, ocasionada por Dipylidium caninum no suele ocasionar signos clínicos y suelen ser detectados por la expulsión de estos pequeños parásitos en las heces. Otra enfermedad transmisible por las pulgas y por las garrapatas es la hemoplasmosis (micoplasmosis) felina y canina y está asociada a un grupo de bacterias que dan lugar a apatía, palidez de las mucosas (anemia), pérdida de peso y/o fiebre.

Imagen de Catkin en Pixabay

Patologías asociadas a las picaduras de garrapatas

Las garrapatas transmite  multitud de enfermedades tanto en las mascotas como al ganado. La erlichiosis, causada por Erlichia canis, es una infección bacteriana transmitida por la garrapata Rhipicephalus sanguineus que provoca una enfermedad larga y difícil de diagnosticar. En  los casos más graves aparecen graves anemias alteraciones sanguíneas. También es difícil de diagnosticar la rickettsiosis, una infección bacteriana que ocasionan tanto garrapatas como pulgas. La garrapata Dermacentor reticulatus puede transmitir un protozoo llamado Babesia canis provocando babesiosis que, de no tratarse, puede conllevar daño renal, shock e incluso resultar mortal. La borreliosis o enfermedad de Lyme puede pasar desapercibida en los perros con leves cojeras y febrícula, pero en las personas puede dar lugar a daños irreparables. Finalmente, aunque no es tan común en España, cada vez se observan más casos de anaplasmosis, provocada por la garrapata Ixodes ricinus, que da lugar a síntomas muy inespecíficos.

El mejor tratamiento es la prevención

Aunque los perros que se infectan con enfermedades vectoriales pueden no presentar ningún síntoma, es habitual observar, apatía, agotamiento, falta de apetito, fiebre, problemas de piel, caída excesiva de pelo, irritación ocular y problemas de piel. Para diagnosticar estas enfermedades es necesario detectar el parásito, la bacteria o el virus que las provoca y para ello es necesario realizar pruebas de diagnóstico específicas (analíticas de sangre, ecografía, pruebas de antígenos o anticuerpos, etc).

De igual modo, el tratamiento dependerá del tipo de infección y de las patologías secundarias que haya provocado en el organismo de nuestra mascota. Por todo ello, la mejor opción siempre será evitar la infección protegiendo a los perros de las picaduras. Los profesionales veterinarios podrán asesorarnos sobre la mejor opción, pudiendo considerar el uso de collares repelentes, pipetas de aplicación cutánea o pastillas. La elección dependerá del ambiente en el que el perro viva (exterior o interior, zonas húmedas, etc) y del tipo de vectores presentes. Proporcionarles una dieta equilibrada y un ambiente limpio resultará imprescindible para garantizar su buen estado de salud y una mejor respuesta ante posibles infecciones. La prevención es la mejor aliada para proteger a nuestros perros contras las enfermedades vectoriales.

 

Compartir noticia

Te podría interesar

COOPRADO participa en el segundo encuentro presencial del Programa Sustentta

COOPRADO ha participado en el II Encuentro presencial del Programa Sustentta que ha tenido lugar los días 8 y 9 de mayo en Viver. Este encuentro ha permitido reunir a las 12 cooperativas que integran este proyecto con el fin de compartir los resultados obtenidos durante la primera fase del mismo y los trabajos desarrollados hasta… Continuar leyendo COOPRADO participa en el segundo encuentro presencial del Programa Sustentta

Importancia de la prevención de enfermedades vectoriales en los perros

Las enfermedades vectoriales son aquellas transmitidas a través de la picadura de un insecto o vector portador. Este vector, que puede ser una garrapata, una pulga o un mosquito, puede infectar al animal y además provocar reacciones alérgicas. El aumento de las temperaturas hace que estos vectores tengan periodos de actividad más largos y aparezcan… Continuar leyendo Importancia de la prevención de enfermedades vectoriales en los perros

¿Tienes alguna duda?

Estaremos encantado de ayudarte

Ir arriba