Las inusuales temperaturas invernales adelantan la llegada de la procesionaria

Es probable que en los últimos días hayas podido observar por el suelo o por el campo unas hileras de oruguitas marrones cubiertas de pequeñas pilosidades. Se trata de la procesionaria del pinoThaumetopoea pityocampa y cada año es la causante de más de un dolor de cabeza para veterinarios y propietarios de perros por su alta toxicidad. Esta oruga presenta por todo su cuerpo unos pelos urticantes que pueden provocar reacciones alérgicas e irritación en oídos, nariz y garganta al desprenderse y flotar por el aire. Esto es debido a una toxina llamada thaumatopina que, además de ser irritante, contiene una serie de enzimas que pueden llegar a producir necrosis en la piel o las mucosas por contacto directo.

Ciclo de vida de la oruga

Para evitar posibles accidentes es importante conocer su ciclo de vida. Todo comienza con el apareamiento de las polillas o mariposas procesionarias. Entre junio y septiembre, las polillas ponen huevos en la copa de los pinos que eclosionan 30-40 días después dando lugar a las pequeñas larvas u orugas. Estas larvas necesitan protegerse del frío invierno y para lograrlo construyen unos característicos nidos de seda, de aspecto algodonoso y color blanco, en las ramas de los árboles. Permanecen en el nido todo el invierno y mientras tanto comienzan a crecer y adquirir su apariencia más reconocible desarrollando sus irritantes pelos. Al inicio de la primavera, cuando las condiciones climáticas comienzan a ser más cálidas, las orugas emergen del nido y descienden al suelo en una fila recta y ordenada a modo de “procesión”. Una vez en el suelo se entierran y forman las crisálidas que darán lugar a nuevas polillas.

Prevención y atención veterinaria urgente
Imagen de Marc Pascual en Pixabay

El ascenso de las temperaturas ha hecho posible que podamos encontrar estas pequeñas orugas antes de tiempo y ya se empiezan a observar perros que, tras un paseo o una jornada de campo, presentan lesiones necróticas en la trufa o en la lengua. El pronóstico es grave y puede llegar a ser letal para nuestras mascotas; por ello, es importantísimo tomar precauciones y evitar el contacto con las orugas. En caso de contacto accidental, debemos lavar la zona con agua caliente; ya que, la toxina es termolábil y el calor hace que se reduzca notablemente su efecto tóxico. Posteriormente es imprescindible acudir al veterinario para que pueda valorar la gravedad de las lesiones y establezca el mejor tratamiento posible en cada caso.

 

COOPRADO PETS

Compartir noticia

Te podría interesar

LA IV Feria Agroganadera  de Brozas reúne a cientos de profesionales del sector

La IV Feria Agroganadera de Brozas concentra más de 50 cabezas de ganado vacuno y 100 de ganado ovino para deleite de los ganaderos y del público en general. Esta feria, reconocida en el Calendario Oficial de Certámenes de Ganado Selecto del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), destaca por la excelente genética de… Continuar leyendo LA IV Feria Agroganadera  de Brozas reúne a cientos de profesionales del sector

El Gobierno financiará la asistencia veterinaria a causa de la enfermedad hemorrágica epizoótica

La semana pasada, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España anunció la posibilidad de financiación de los gastos veterinarios derivados de la lucha contra enfermedades animales emergentes como la enfermedad hemorrágica epizoótica (EHE). Además, prorroga la fecha límite para que las explotaciones dispongan de un plan sanitario integral y para la identificación electrónica… Continuar leyendo El Gobierno financiará la asistencia veterinaria a causa de la enfermedad hemorrágica epizoótica

¿Tienes alguna duda?

Estaremos encantado de ayudarte

Ir arriba